FUNGALGEN-AMI

alfaamilasa para mejorar la harina en la industria panificadora

Ficha Técnica

FUNGALGEN-AMI

Su empleo es fundamental cuando interviene la levadura, produciendo un volumen adecuado de gas.

 La escasez de alfa amilasa natural en la harina de trigo utilizada en panificación impide que la levadura disponga de suficientes azúcares.

 Reductores para transformarlos en el volumen adecuado de gas.

 Con el agregado de FUNGALGEN-AMI se obtendrán piezas de gran tamaño con una corteza de coloración intensa y una miga clara.

 Esta enzima se inactiva a la misma temperatura que la levadura lo que permite eliminar la excesiva producción de dextrinas que producen migas gomosas y pegajosas.

 Es imprescindible el empleo de FUNGALGEN-AMI para lograr una estandarización constante sobre las variaciones de calidad de la harina durante las diferentes épocas del año.

 

DOSIS:

Todo dependerá del equipo, fórmula y proceso de producción.

Recomendamos ubicar la dosis ideal entre 2.0 a 4.0 grs. Cada 100 kgs. De harina seca.

 Es conveniente diluir la dosis seleccionada en un volumen de agua equivalente de 4 a 5 veces su peso.

 

 

 

Información adicional

Presentación

Bolsa x 1 kg, Bolsa x 5 kg